Información Opinión Toda la información del deporte Suplementos Servicios Ocio Ver todos los especiales Clasificados Shopping EL PAÍS Blogs/Participacion EL PAÍS
 Domingo 23.12.2012, 02:04 hs l Montevideo, Uruguay
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 6 votos
Comentarios: 0  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |

Domingo


DE PORTADA

Mi tiempo para los otros

Dos de cada diez uruguayos con más de 14 años hacen tareas voluntarias. Son el doble que 15 años atrás.

TOMER URWICZ

Navidad no sólo es sinónimo de zafra para quienes venden pan dulce y fuegos artificiales. Lo es para las campañas de solidaridad que aumentan la cantidad de donantes y para las actividades voluntarias. También para Raquel (55). El inicio del verano acerca a más usuarios al ropero comunitario que atiende desde hace diez años.

Ella pasa unas 20 horas por semana entre perchas y prendas de vestir. Lo hace sin recibir un peso a cambio. En todo caso gana "sesenta segundos por minuto", dice entre risas mientras ordena unos cinturones. Es una más de los casi 500.000 uruguayos mayores de 14 años que realizan tareas voluntarias, según los últimos datos del Ministerio de Desarrollo de 2010.

La cantidad de personas que desarrollan trabajos no pagos, por voluntad propia, con la intención de beneficiar a otros, sin mediar deberes u obligaciones por lazos familiares o de amistad (todos ellos requisitos que definen al voluntario) ha ido en aumento desde la salida de la dictadura y sobre todo en la última década, luego de la crisis de 2002.

Las razones de este incremento son múltiples, dicen los expertos, aunque señalan que la propia crisis reactivó oportunidades para volcarse a ayudar a los demás. Incluso, el propio Estado salió en busca de voluntarios con el Plan de Emergencia de 2005. "Antes el voluntariado era una mala palabra para muchos sectores de izquierda", dice el sociólogo Javier Pereira, "porque el Estado debía garantizar los derechos y brindar los servicios a sus ciudadanos".

Raquel cree que nadie debe convocar, es "solo cuestión de tener voluntad", dice. En su caso se despertó el interés hace más de 20 años, cuando sus hijas iban a la escuela y ella era la primera en cocinar la torta para recaudar fondos. Con el tiempo pasó a dedicar más tiempo porque se siente bien ayudando a los demás.

Va una vez por semana a un hogar de ancianos, otro día se junta con participantes que han tenido pérdidas familiares y luego se encarga del ropero al que asisten personas derivadas por un asistente social.

"No hay nada más lindo que darle un vestido a una quinceañera y ver cómo se le ilumina la cara y te da las gracias", cuenta.

Por su edad, Raquel forma parte del segundo grupo más importante de voluntarios: aquellos que están próximos a la edad jubilatoria (o ya jubilados) y que encuentran en estas tareas una forma de estar activos. "La mayoría son mujeres, con motivaciones personales, que tienen la necesidad de vivir y socializar", explica Pereira.

El primer grupo, aquel que más personas involucra, es el de los jóvenes. Un 40% de quienes desarrollan tareas voluntarias son menores de 34 años, según el Mides. Es la franja etaria que "concentra mayor tasa de desempleo y el voluntariado se presenta como un acercamiento a las instituciones y, por tanto, una puerta para encontrar la salida laboral", argumenta.

Agustina (foto de tapa) es una de esas jóvenes. Tiene apenas 20 años. Tres veces por semana, durante tres horas, no es Agustina. Se pinta los cachetes de rosa, se calza unos zapatos enormes y se coloca la nariz roja. Es una integrante del elenco de Payasos Medicinales.

Desde hace tres años este colectivo lleva la risa a los centros de salud, sin recibir un peso por su labor. No lo hacen por moda ni por entrenamiento para su profesión (todos tienen formación de teatro con estética de clown). Cada vez que Agustina o alguno de sus doce colegas caminan por los pasillos del Hospital de Clínicas, o por alguna de las habitaciones del CTI, o del centro de diálisis, lo hacen convencidos de que su tarea es parte de la sanación.

"El payaso viene a romper estructuras", explica la joven. "Estas actuaciones permiten que el paciente se olvide por un rato de donde está, que el personal puede desarrollar sus habilidades y que se pierdan los roles clásicos", dice. Tal es así que recuerda que en una de las intervenciones en el Clínicas improvisaron un desfile de modas en el que un policía que custodiaba a un paciente preso terminó haciendo de modelo.

Por la importancia que adquiere esta vocación, ella está convencida de que debe dejar de ser voluntaria y "ya es hora de que se reciba financiamiento". "La mayoría trabajamos con intervenciones de payasos (no medicinales) en otros lados. En la medida en que surgen propuestas laborales uno debe priorizar a qué se dedica y por eso exigimos remuneración para esta profesión", afirma.

Estas motivaciones hacen difusa la definición de voluntario. Para el sociólogo Alfredo Falero, en Uruguay "se engloba bajo este concepto a actividades tan diferentes como ser un militante político o ir a construir una casa con Un Techo para mi País".

En los casos del voluntariado religioso (uno de los primeros tipos de activismo) "es discutible si el fin no tiene que ver con un proselitismo religioso", dice Pereira.

Darío (33) nació en Santa Fe, Argentina. Y justamente fe es lo que no le falta. Se crió en una familia religiosa y encontró su vocación al llegar a Buenos Aires. Allí se hizo fraile capuchino. Dejó toda comodidad material, se colocó el hábito marrón con el cordón a la altura de la cintura y pasó a dedicar su vida a los pobres.

En la actualidad está de misión en Montevideo. Vive en el convento de la calle Canelones y Minas. Su rutina austera alterna rezos y estudio con el trabajo en un comedor para personas en situación de calle.

"Tené cuidado con las fotos, mirá que algunos no quieren salir", advierte en la entrevista. "Vos consultá antes y que ellos te digan porque decir que `no` es lo poco que les queda de dignidad; la sociedad no los quiere ver", explica y luego pasa unos minutos reflexionando sobre la exclusión.

La Iglesia ha institucionalizado el voluntariado. Lo mismo hizo el colectivo judío que, según Pereira, "es un ejemplo de profesionalismo en el que se hacen capacitaciones, evaluaciones y planes de acción".

PROFESIONALISMO. A fines de los `90 la imagen de los empresarios estaba devaluada. Sucesivos actos de corrupción generaron reflexiones éticas sobre el rol de los jerarcas de las corporaciones, dice el sociólogo Alfredo Falero. Para revertir la situación las empresas apelaron cada vez más a la llamada responsabilidad social, lo que da lugar al crecimiento del voluntariado.

Palabras como emprendedor, eficacia y eficiencia son parte de un nuevo lenguaje en el que mejorar la imagen es un buen negocio. "Aquella empresa que hace que su marca se imponga como `capitalismo con rostro humano` hace que su producto se venda más que otro", dice Falero. Además, la colaboración con emprendimientos sociales permite la quita de impuestos. "El ejemplo más común es la Teletón en la que todos invierten en una espectacularización de la solidaridad", afirma.

Con el acercamiento de las empresas, el voluntariado adquirió cada vez un alcance más profesional y que tiene su máximo exponente en Estados Unidos (el país con más voluntarios per cápita). Sin embargo, en Uruguay casi no se ha trabajado el concepto en forma académica. De hecho, solo existe un posgrado en el área que fue recientemente incorporado por la Universidad Católica y que dirige el propio Pereira.

El profesionalismo sí se ve reflejado en la especialización de los voluntarios. Ilana (34) da cuenta de ello. Es odontóloga y comenzó a hacer voluntariado en facultad, como parte de las prácticas no obligatorias.

Hace tres años forma parte de una red de odontólogos (Jiuj) que brindan su tiempo y materiales para la atención a quienes no pueden acceder a esta cobertura de salud. Este año, incluso, es la coordinadora de los más de 40 profesionales que integran el programa y en el que atienden a unos 80 pacientes por año (cada uno suele requerir varias consultas).

"Hay un paciente que llegó al consultorio antes del año nuevo judío. Le faltaba casi toda la dentadura. Vino para hacerse las prótesis y así pudo animarse a salir a la calle e ir a la sinagoga; es magnífico", dice.

Pedro (24) también ayuda desde su profesión, en su caso el marketing. Pero esta área no fue lo que lo trajo a Uruguay.

Es brasileño, de Salvador de Bahía. Un día mientras estudiaba Administración de Empresas en la universidad tomó una decisión que le "cambió la vida": hacer voluntariado en Montevideo. Se inscribió en un plan de tres meses en el que realizó actividades educativas en Punta de Rieles. Pero no le alcanzó y fue por más. Atrapado por el "buen recibimiento" se quedó en la ciudad y se contactó con la ONG Ceprodih (que trabaja con mujeres víctimas de violencia doméstica) en donde colabora en la difusión. "Sentí que aquí podía dejar una huella, no es un país que esté de moda", dice para explicar por qué eligió Uruguay, en donde se quedará hasta fines de 2013. Para él el voluntariado es la manera que encontró de conocerse, porque, como dice, "es la posibilidad de cambiar vidas".

LA GRATITUD DE TRABAJAR GRATIS

La educación es el principal sector al que se dedican los voluntarios en Uruguay (28%). En parte se explica, dice el sociólogo Javier Pereira, porque "se trata de satisfacción personal que se encuentra en la tarea de ayudar a los demás y cambiar su situación".

Vacío legal ante demanda de personal para el Estado

Era 2005 y el Frente Amplio asumía el poder. Una de las primeras acciones de gobierno fue la creación del Ministerio de Desarrollo Social (Mides). Y, dentro de esta cartera, se impulsó el Plan Nacional de Atención a la Emergencia Social (Panes). Ante la falta de personal para llevar adelante esta iniciativa, nace lo que se conoce como "voluntariado de Estado". Pero, para evitar demandas que pueda recibir el Estado por parte de algún voluntario y para dar garantías a la contraparte, se sanciona en agosto de 2005 la ley 17.885. "Esta norma tiene un problema: regula solo el voluntariado que se realiza para organizaciones estatales", advierte el sociólogo Javier Pereira. Hoy, el Parlamento debate un nuevo proyecto que intenta dar un marco legal al voluntariado en general. La iniciativa tuvo modificaciones en el Senado y su análisis en Diputados quedará para el próximo año. "La disyuntiva es cómo regular y evitar los abusos sin matar al voluntariado exigiendo demasiada cosa", dice Pereira. Y agrega: "Hay sectores políticos que tienen miedo de que la figura del voluntariado sea utilizada como mano de obra barata (o gratuita) por algún empresario inescrupuloso".

LA HISTORIA DE AYUDA A LOS DEMÁS

El voluntariado lleva tres décadas de crecimiento en Uruguay. Sobre fines de la dictadura comenzó lo que se conoce como "voluntariado militante". Consistió en la participación de ciudadanos en espacios que bregaban por los Derechos Humanos y la estabilidad política. Con la consolidación de la democracia y ante el nuevo esquemade la década de 1990, surge un "voluntariado filantrópico". Su auge coincidió con la participación de las empresas como agentes sociales (responsabilidad social empresarial). Así se crearon campañas solidarias con firmas de renombre como McDía Feliz o Niños con Alas. La crisis económica de 2002 activó redes de solidaridad que permanecían adormecidas y tres años después, con la llegada del Frente Amplio al poder, dio comienzo el "voluntariado de Estado". En este caso es el propio Estado que sale en busca de voluntarios para realizar las acciones de gobierno. Este proceso, dice el sociólogo Javier Pereira, da cuenta de que los problemas son complejos y el Estado no puede solucionarlos solo.

LOS INTERESADOS

UN LUGAR PARA DECIR PRESENTE

CARTELERA SOLIDARIA

El diario El País cuenta con un espacio gratuito que hace de nexo entre las personas u organizaciones que necesitan de voluntarios y quienes estás dispuestos a brindar su solidaridad. Los interesados pueden contactarse de lunes a viernes de 12 a 15 horas al 29157604 o al correo cartelerasolidaria@montevideo.com.uy.

DAR ES RECIBIR

Nació hace un año por un grupo de voluntarios que ayudaba al Liceo Jubilar, con la idea de dar mayor visibilidad a organizaciones que funcionan bien pero se desconoce su trabajo. Si bien es un espacio que trabaja con donaciones, también maneja la distribución de recursos humanos intentado priorizar las habilidades de las personas. A partir de 2013 harán entrenamientos para voluntarios. Contactos: Info@daresrecibir.org.uy o www.daresrecibir.org.uy.

URUGUAY ENTRE TODOS

Unos amigos dieron a luz hace dos meses un sitio web en el que las organizaciones pueden solicitar voluntarios. Hace poco más de un año empezaron con la idea porque veían cómo se desaprovechaba el interés de los jóvenes para volcar su potencial. Ya cuentan con unas 40 instituciones. Es un marco laico y apolítico, por lo que no existen requisitos de ingreso ni para hacer solicitudes. Contacto: www.uruguayentretodos.com.

LAS CIFRAS

2

De cada 10 uruguayos mayores de 14 años son voluntarios (cerca de medio millón de personas). Un 43% de la población lo fue en algún momento, según los últimos datos del Mides.

55%

De todas las personas voluntarias son mujeres. En tareas de acompañamiento ellas son cuatro de cada cinco; son siete en diez con adultos mayores; y diez en diez con discapacitados.

4

De cada 10 voluntarios son menores de 34 años, incluso muchos no han finalizado el liceo (42%). El activismo decrece en los adultos y se reactiva luego de los 60 años.

etiquetasEtiquetas: personas - Estado - pereira - voluntarios - voluntariado - 
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 6 votos
Comentarios: 0  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
  • Comparte
  • Corrige y Comenta
  • Participa
  • Noticias en portada
    "El humor te ayuda a exorcizar el dolor"
    :: Domingo ::
    "El humor te ayuda a exorcizar el dolor"
    El escritor, periodista y docente vivió y derrotó un "tumor muy rebelde". Nunca dejó de escribir, ese mecanismo que le permite alcanzar la libertad en su máxima expresión.
    Mi tiempo para los otros
    :: Domingo ::
    Mi tiempo para los otros
    Dos de cada diez uruguayos con más de 14 años hacen tareas voluntarias. Son el doble que 15 años atrás.
    El desafío de aceptar a los hijos
    :: Domingo ::
    El desafío de aceptar a los hijos
    Los niños nacen con características predeterminadas, que expertos aconsejan no tratar de revertir. Al contrario: si lo intentan, grandes y chicos terminan perdiendo.
    ¿Llega el fin de los sms?
    :: Domingo ::
    ¿Llega el fin de los sms?
    Aplicaciones como la popular WhatsApp, que permite enviar mensajes y fotos gratis por celular, están desplazando a las herramientas pagas. Las compañías lo saben y se actualizan.
    Joya de la corona naturista
    :: Domingo ::
    Joya de la corona naturista
    Chihuahua, el principal enclave nudista del país, estuvo en el centro de la polémica por los límites para esta práctica. Cómo sacarse la malla y sobrevivir al intento.
    Tiempo de aprender sin pisar la escuela
    :: Domingo ::
    Tiempo de aprender sin pisar la escuela
    Artes plásticas, música, danza y cocina son las actividades más populares para los niños durante las vacaciones de verano. Una ayuda clave para armar una rutina fuera del salón de clase.
    Praga con otros ojos
    :: Domingo ::
    Praga con otros ojos
    Un recorrido distinto por la capital de República Checa, ciudad que mezcla lo elegante con lo surreal, de la mano de un residente.
    Julian Lennon, entre el rencor y la filantropía
    :: Domingo ::
    Julian Lennon, entre el rencor y la filantropía
    El hijo primogénito de John Lennon, de 49 años, dejó atrás el odio hacia su padre para dedicarse al arte y la solidaridad. Hoy es un músico, fotógrafo y productor exitoso que hace beneficencia.
    La reina de la perseverancia
    :: Domingo ::
    La reina de la perseverancia
    Tras un año y medio de matrimonio con Alberto de Mónaco, Charlene Wittstock logró cambiar su imagen y ser vista como una madre ideal del heredero del trono.
    Cine de Navidad
    :: Domingo ::
    Cine de Navidad
    Entre árboles decorados, Santa Claus e historias dickensianas, la TV se llena de películas basadas en estas fiestas. Algunas valen la pena.
     Comentar la noticia Escribe tu comentario
     
    Escribe tu comentario
    invitado
     
    Maximo caractéres: 600 ( restan:
    600
    )

    {:arrow} {:biggrin} {:confused} {:cool} {cry} {:eek} {:evil} {:exclaim} {:idea} {:mad} {:mrgreen} {:neutral} {:question} {:razz} {:redface} {:rolleyes} {:sad} {:smile} {:surprised} {:twisted} {:wink}
    Ingrese el codigo siguiente:
    Comentarios: 0