Jueves 27.12.2012, 01:35 hs | Montevideo, Uruguay.

Activar lengüetas



 
 
4 5 4 4
Vota por esta Noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4 votos
Comentarios: 0

CLAUDIO FANTINI

Algunos crímenes tienen un efecto multiplicador de la tragedia. Es el caso de los asesinatos de enfermeros y voluntarios de una campaña de vacunación contra la poliomielitis en Pakistán.

El asesinato de cada vacunador multiplica su efecto, expandiendo la enfermedad en el país. Tal expansión es agravada por la prédica talibán de que las vacunas contienen sustancias extraídas del cerdo, animal considerado impuro en el Islam y, por tanto, un elemento de impurificación en los cuerpos a los que se incorpora.

Al caer baleado el décimo de los vacunadores asesinados, la campaña se detuvo en el valle de Swat y las montañas de Khyber, junto a la frontera con Afganistán, donde ya en muchas aldeas los padres impedían a la gente de guardapolvo introducir en el cuerpo de sus hijos la dosis de cerdo con que los "satánicos occidentales" procuran volver impuros a los niños musulmanes.

Se trata de uno de los crímenes más lunáticos de los últimos tiempos. La acción de los talibanes paquistaníes evidencia la retrógrada brutalidad del terrorismo oscurantista. Pero detrás de la tragedia está también la irresponsabilidad de la CIA en su operación para capturar a Osama bin Laden.

Sucede que la guerra contra las vacunas intenta evitar que los norteamericanos sigan localizando y matando a líderes talibanes. Al fin de cuentas, para encontrar al jefe de Al Qaeda, la CIA montó una falsa campaña de vacunación que, además de engañar a los círculos concéntricos de seguridad que protegían el escondite más preciado de Al Qaeda, engañó al Ministerio de Salud de Pakistán y al ISI, poderoso servicio de inteligencia.

Obteniendo ínfimas muestras de sangre de los vacunados, se realizó la búsqueda genética de familiares del jeque. Aunque digna de las novelas de espionaje de John le Carré, no está claro que haya sido esa operación la que permitió descubrir la guarida de Bin Laden en Abodabad. Pero el solo hecho de haber montado tal operación pone a las vacunaciones en el blanco de la desconfianza de los talibanes.

Por eso la insólita y demencial guerra contra la vacuna no sólo desnuda la criminalidad de quienes, para protegerse, exponen sus propios niños a la devastación de la poliomielitis; también desnuda la frialdad con que la CIA busca sus objetivos.

El País Digital

Clic en botón Play
para escuchar
la noticia

Te recomendamos las siguentes noticias

    Otras noticias de Internacional

    Comparte     Corrige y comenta
     
    El deporte llega a las playas
    :: Último Momento ::
    El deporte llega a las playas

    A lo largo de la costa serán instaladas canchas de vóleibol y fútbol, una escuela de natación, remo y canotaje. También habrá actividades especiales para adultos mayores ..

    Escribe tu comentario
    [x] CANCELAR
    Invitado
    Maximo caractéres: 600 (restan: 600)  
    Ingrese el código siguiente:

    {:arrow} {:biggrin} {:confused} {:cool} {cry} {:eek} {:evil} {:exclaim} {:idea} {:mad} {:mrgreen} {:neutral} {:question} {:razz} {:redface} {:rolleyes} {:sad} {:smile} {:surprised} {:twisted} {:wink}
    Ir al inicio