Jueves 27.12.2012, 04:18 hs | Montevideo, Uruguay.

Activar lengüetas



 
 
4 5 8 8
Vota por esta Noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 8 votos
Comentarios: 0

WASHINGTON | AFP Y AP

Estados Unidos tocará el 31 de diciembre el tope de la deuda, y por la falta de acuerdo de republicanos y demócratas en el Congreso, deberá adoptar "medidas excepcionales" para evitar la cesación de pagos.

El secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner expresó anoche en una carta que "el Departamento del Tesoro tomará a la brevedad medidas excepcionales autorizadas por la ley (...) sin las cuales Estados Unidos será abocado a una moratoria de sus obligaciones". Estas medidas extraordinarias aportan US$ 200.000 millones, que se supone que otorgan dos meses de margen para la administración, precisó Geithner.

Esto es porque según los términos del acuerdo alcanzado por los representantes demócratas y republicanos a principios de agosto de 2011, el techo de la deuda de Estados Unidos quedó fijado en US$ 16,394 billones. Superado este monto, el país ya no podría emitir deuda en los mercados par obtener financiación o para pagar a sus acreedores.

Desde el 13 de noviembre, demócratas y republicanos negocian un acuerdo para reducir el déficit y evitar el precipicio fiscal, una suma de fuertes recortes del gasto sumados a un aumento de los impuestos que entrará en vigor de forma automática el 1° de enero.

Es probable que el presidente Barack Obama deba interrumpir sus tradicionales vacaciones de Navidad en Hawai para regresar a Washington y negociar con los legisladores para evitar que la economía de Estados Unidos caiga en el precipicio fiscal, dijeron funcionarios de la Casa Blanca.

Obama podría volar pronto de vuelta a la capital del país, apenas cinco días después de haber llegado a Hawai. Se espera que el Congreso reanude sus trabajos hoy.

El abismo fiscal significa que, si los republicanos del Congreso y el presidente no alcanzan un acuerdo, en enero entrarán automáticamente en vigencia recortes presupuestarios y aumentos a los impuestos. Hasta ahora, Obama y los legisladores han sido incapaces de llegar a un acuerdo.

Antes de salir de la capital, Obama insistió en que aún se puede conseguir un acuerdo antes del 31 de diciembre. "Soy un optimista inveterado", dijo.

ABISMO. El llamado precipicio fiscal implica unos US$ 536.000 millones en aumentos de impuestos, que afectarán a casi todos los estadounidenses, pues varios recortes y exenciones expiran al final de 2012. Además, hay unos US$ 110.000 millones en recortes de gastos, divididos a partes iguales entre las fuerzas armadas y la mayoría de los otros departamentos federales. Eso representa aproximadamente 8% de sus presupuestos anuales, 9% en el caso del Pentágono.

Golpear la economía con esos incrementos de impuestos y recortes de gastos es lo que se llama "precipicio fiscal". Si se permite que eso suceda en 2013, los expertos dicen que existe el riesgo de que Estados Unidos vuelva a caer en recesión, que haya un aumento considerable del desempleo y que se desencadene un torbellino en los mercados financieros.

Si llega el día del Año Nuevo sin un acuerdo, el país no se va a desplomar en una recesión de inmediato. El Congreso y el presidente podrían aún conseguir amortiguar los efectos.

Mientras el presidente y los legisladores sigan negociando para conseguir un acuerdo, los aumentos de impuestos y recortes de gastos podrían postergarse durante unas semanas. Podrían anularse retroactivamente una vez que se logre un acuerdo.

Lo más impredecible sería el mercado de valores y la confianza financiera del país: ¿Cundirá el pánico en los mercados si parece que Washington no va a conseguir un acuerdo? ¿Harán las preocupaciones que los consumidores y las empresas reduzcan sus gastos?

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, advirtió a los legisladores que la economía ya está sufriendo a causa de la incertidumbre y que ellos no deberían empeorar las cosas al no cumplir con el plazo.

Si las negociaciones entre Obama y el Congreso se desploman completamente, 2013 se avizora como un año muy difícil. Los impuestos subirían en US$ 2.400 anuales para la familia promedio, con ingresos de entre US$ 50.000 y US$ 75.000, de acuerdo con un estudio del Tax Policy Center, una organización no partidista especializada en la investigación de las políticas fiscales. En vista de que los consumidores recibirían menos dinero para gastar, los negocios y el mercado laboral sufrirían.

Al mismo tiempo, los estadounidenses sufrirían recortes en los servicios gubernamentales. Algunos trabajadores federales serían despedidos o cesados temporalmente, y las compañías perderían negocios con el gobierno. El país perdería hasta 3,4 millones de empleos, según la Oficina Presupuestaria del Congreso.

"Todos sentirían las consecuencias", dijo Bernanke.

El País Digital

Clic en botón Play
para escuchar
la noticia

Te recomendamos las siguentes noticias

    Otras noticias de Economía

    Comparte     Corrige y comenta
     
    El deporte llega a las playas
    :: Último Momento ::
    El deporte llega a las playas

    A lo largo de la costa serán instaladas canchas de vóleibol y fútbol, una escuela de natación, remo y canotaje. También habrá actividades especiales para adultos mayores ..

    Escribe tu comentario
    [x] CANCELAR
    Invitado
    Maximo caractéres: 600 (restan: 600)  
    Ingrese el código siguiente:

    {:arrow} {:biggrin} {:confused} {:cool} {cry} {:eek} {:evil} {:exclaim} {:idea} {:mad} {:mrgreen} {:neutral} {:question} {:razz} {:redface} {:rolleyes} {:sad} {:smile} {:surprised} {:twisted} {:wink}
    Ir al inicio