Jueves 13.12.2012, 19:43 hs | Montevideo, Uruguay.

Activar lengüetas



 
 
4 5 58 58
Vota por esta Noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 58 votos
Comentarios: 0

Las maravillas de internet. En medio de la feroz crisis que azota a España, un video de pocos minutos protagonizado por dos campesinos de la provincia de Soria ha generado furor en la red, siendo visto por millones de personas en todo el mundo. La razón es comprensible. Los rústicos ancianos anticipan en el año 2007 la depresión económica que hoy devora a la península ibérica, a la vez que señalan algunas verdades acerca de los manejos económicos actuales, grandes como una catedral.

"La economía tiene que venir de uno mismo, no hace falta estudiar economía", afirma uno de los campesinos, semioculto por su reglamentaria boina negra. "El hombre que gana cinco duros, que se gaste uno, y ya está". "Ahora si se gasta seis, pues se jodió. Esa es la verdadera economía". No contento con esbozar dentro de su simpleza una verdad tan implacable, el hombre se lanza a criticar el modo de vida de aquel "nuevo español", que antes de la crisis parecía que se llevaba el mundo por delante.

"Van y piden millones para comprarse un piso, y piensan que salen de la gorra. Y lo mismo con esos autos de lujo. Pero claro, después no pagan y se lo queda todo el banco", afirma. A lo cual su compañero replica; "yo, si no lo tengo, no lo compro". "Que esto va a terminar mal. Hay Dios!, la que se va a venir".

Dejemos ahora a los proféticos campesinos españoles, y volvamos al Uruguay del año 2012. Días atrás el presidente Mujica, un personaje que en apariencia tiene mucha vinculación con la frugalidad y simpleza de vida de los protagonistas del video, visitó la sede del Pit-Cnt, donde también dijo algunas cosas interesantes. "La etapa histórica que vivimos se llama consumismo". "La vida humana no merece despilfarro, nosotros no hacemos apología al pobrismo, pero con esto lo que se termina tirando es la vida humana".

Quién vea el nivel de consumo y endeudamiento hoy en la sociedad uruguaya no puede más que estar de acuerdo con Mujica. Pero el gran tema es que, como viene sucediendo demasiado frecuentemente, las palabras del presidente no se corresponden con sus acciones.

Los datos conocidos estos días alertan que el gobierno presidido por el austero Mujica ha tenido un déficit en el último año del 3% del PBI. Un récord que no se veía desde el año 2003, cuando el país aun luchaba por superar la peor crisis económica de su historia reciente. En términos absolutos, el resultado fiscal fue negativo en US$ 1.444 millones aproximadamente en los últimos doce meses cerrados a octubre, lo que significa una suba de US$ 65.5 millones en comparación con el mes anterior, y un incremento de poco más de US$ 1.000 millones en relación a diciembre del año pasado.

Es interesante ver además que la suba del déficit se debió a los mayores gastos corrientes del gobierno central-BPS, los cuales se elevaron 0,3 puntos del PIB. Para bajar números a tierra, y ver ejemplos concretos de en qué se gasta el dinero, Presidencia de la República dispuso el año pasado gastar adicionalmente a su presupuesto una partida de US$ 500.000 anuales para financiar los gastos de funcionamiento de la Torre Ejecutiva. El "presidente más pobre del mundo", pidió medio millón de dólares extra al año para gastos de sus oficinas.

De lo que estamos hablando es que en el mejor momento económico del país en décadas, cuando el director de rentas anuncia en las redes sociales mes a mes que se superan los récords históricos de recaudación, el gobierno sigue gastando muy por encima de sus posibilidades. Y no en reparar rutas o construir viviendas. En salarios para asesores, en gastos de funcionamiento, y en proyectos "solidarios" con nulas posibilidades de retorno. Y el ejemplo cunde de arriba hacia abajo. Desde el año 2005 hasta el año 2011 los uruguayos gastaron promedialmente en consumo casi el 84% de sus ingresos y ahorraron sólo el 16% en el contexto del PIB. Y ya se sabe que un país que no ahorra, ni su gobierno ni sus ciudadanos, está condenado a vivir de préstamo y la inversión extranjera para mantener su nivel de crecimiento. Un préstamo y una inversión que hoy llegan generosos y a buen precio, pero que mañana nadie sabe lo que puede pasar.

Volviendo a los proféticos campesinos españoles, estos cerraban su discurso recordando que "de lo malo a lo bueno se va bien, pero de lo bueno a lo malo...". Como para tomar nota.

El País Digital

Clic en botón Play
para escuchar
la noticia

Te recomendamos las siguentes noticias

    Otras noticias de Editorial

    Comparte     Corrige y comenta
     
    Ir al inicio