Montevideo: nublado  l  Temp:8ºC  l  Ampliar pronóstico
Inicio   l    Último Momento   l   Edición Impresa   l   Ediciones anteriores   l   Mi registro   l   Contacto
Poner EL PAIS como página de inicioPoner EL PAIS como favorito
Domingo 16.08.2009, 19:31 hs l Montevideo, Uruguay
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 14 votos
Comentarios: 6  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
 

Ciudades

El mercado de pulgas a la uruguaya

Tristán Narvaja. La tradicional feria montevideana cumple 100 años Su característica principal, la diversidad de público y productos, está fomentada en parte por la deliberada falta de reglamentación

ANA PAIS

El conde de Lautréamont dijo: "Bello como el encuentro fortuito sobre una mesa de disección de una máquina de coser y un paraguas". Entonces, cada domingo, desde hace 100 años, la feria de Tristán Narvaja es una sucesión de bellos encuentros.

La tradicional feria dura 24 horas. Empieza con el primer carrito de chorizos que se instala el sábado alrededor de las 20 horas, aunque no se arma hasta varias horas después, cuando llega Pocho a instalar las mesas de sus clientes, marcadas como "P8". Los domingos en Tristán Narvaja terminan cuando a las 18 horas ya no queda ningún feriante y aparece el personal municipal de limpieza, los últimos en marcar tarjeta.

La amplia mayoría de los lugares en la feria están establecidos en los estatutos del derecho de piso. Según el edil frenteamplista Mario Calandra, sólo el 20% de los comerciantes tiene habilitación para instalarse los domingos. El resto son irregulares. "Los inspectores controlan que no se vendan discos pirateados, pero no que tengan permiso. Si reglamentaran Tristán se pudriría todo", afirma Calandra, ya que desaparecería la periferia, donde radica gran parte de su encanto.

De hecho, el propio Calandra no tiene permiso para armar su amplia mesa de venta de libros en Paysandú casi Tristán Narvaja, como viene haciendo desde hace 29 años. "En toda la feria no hay otra cuadra temática", dice el edil, y agrega que "es la librería más grande de Latinoamérica: son 250 metros de libros".

Desde Corín Tellado hasta William Faulkner, desde primeras ediciones hasta lo último de las editoriales, se puede encontrar en la cuadra que va por Paysandú de Tristán a Fernández Crespo o en otros puestos dispersos por la feria. Por allí, cuenta Calandra, se veía comprar a Mario Benedetti, Idea Vilariño, Marosa di Giorgio y Ricardo Espalter, junto con liceales que buscan algún texto de estudio usado, para obtenerlo más barato.

Hay puestos más dedicados a las partituras, a la historia o a la literatura infantil. Durante años, Calandra era buscado por sus textos sobre religión, colección que no tenía otra explicación más que una biblioteca privada que había comprado.

Juan José Romay tiene un puesto de numismática desde hace 15 años y dice que el negocio está tanto en la venta como en la compra de mercadería: "Hay gente que trae una bolsita de monedas con muy buenas cosas", cuenta. Romay sólo vende en Tristán Narvaja, de hecho, trabaja en una actividad que nada tiene que ver con la numismática: "Lo hago como hobby y porque además me gusta la feria con su diversidad de gente. Es un lugar que no es clasista: hay desde personas muy humildes hasta muy cultas o famosas", explica.

Y mientras lo dice, un muchacho manotea una caja con monedas y se va corriendo con, al menos, una de plata. "Esto también es Tristán", dice Romay resignado.

Así como es característico de la feria encontrar frutas y verduras junto a juegos de computadora, ropa interior y tazas chinas, todo aquel que va un domingo sabe que debe llevar el dinero bien guardado. Los oportunistas son también parte del paisaje.

COSTUMBRES. Roberto Rodríguez tiene un puesto de frutas y verduras en Tristán Narvaja cerca de Mercedes desde hace 15 años. En este tiempo vio cómo los cajones de hortalizas eran sustituidos por mesas con ropa. También fue testigo de la decadencia de la costumbre de pregonar los productos. Y lo que es peor para él, tuvo que acceder a permitirles a los clientes elegirse su propia mercadería.

"Hay que acompasar los tiempos ahora que está la competencia de los supermercados", explica Rodríguez. Su puesto es familiar y lo atienden entre dos y cuatro personas, "dependiendo de las ganas de trabajar", dice y aprovecha para comentar fuerte de forma de ser escuchado: "Mi hijo se pasa paseando y no vende nada".

En La Paz y Piedra Alta, una mujer amasa y arma empanadas dulces y saladas, mientras un hombre las cocina en aceite hirviendo. "Son para la familia", dicen. María González explica que esa cuadra es "de ellos". Son más de 20 hermanos, primos y tíos, vendiendo "lo que quieras": ropa, herramientas, juguetes, electrodomésticos y objetos de aplicación dudosa.

También tienen un puesto en el Mercado Agrícola, cuenta González, y entre semana venden en los ómnibus. "Hay que rebuscarse", dice. Así como ella empezó a ir a la feria de chica, ahora varios niños pasan desde las 6 de la mañana hasta las 14 horas jugando, mientras los adultos de la familia trabajan.

Por donde ellos están, en la zona Norte de la feria, es común ver a un grupo de gente jugando a la mosqueta. El juego además de ser ilegal y una forma de hacer fraude, genera problemas con los feriantes. "Donde ellos se instalan no hay puestos porque no dejan trabajar y roban", cuenta Marcelo Marchese, dueño de Babilonia Libros, sobre Tristán Narvaja.

Antes de instalarse, hace 12 años, tuvo un puesto en la calle Paysandú durante otros 7 años, el cual se lo regaló a un amigo (que le dio a cambio una canoa, cuenta Marchese riéndose). Otros directamente abandonan el lugar o incluso lo venden.

"Los dueños de Rayuela, Latina, Areté y Ruben tuvieron un puesto en Paysandú antes de armar su librería", afirma Marchese, para quien "es el salto natural por cercanía".

La diferencia entre un día de semana y un domingo es que se venden más primeras ediciones y libros de temas uruguayos, como Joaquín Torres García, dice el dueño de Babilonia Libros. Además, mientras que el día de feria entran unas 20 personas a sacar fotos, entre semana apenas irá uno.

Cuando empieza el calor es normal ver gente sacándose fotos con las boas, culebras y pitones que lleva Eduardo Barcelo a su puesto en 18 de Julio, entre Gaboto y Tristán Narvaja. Esa cuadra, con algunas excepciones, está dedicada a las mascotas (desde conejos hasta arañas pollito) y sus accesorios (jaulas, palmeras de plástico y comida).

Barcelo tiene un criadero en Lagomar, donde también vende, y afirma que es el único habilitado por el Ministerio de Ganadería para vender reptiles. Si bien lo que más vende son tortugas, que lleva dentro de tuppers al igual que las algas para decorar las peceras, el negocio está en las iguanas y víboras.

La venta de cachorros es otro clásico. Luis Alberto Torterolo se instala con sus cajones con perritos en 18 y Tristán Narvaja desde los años 70. En ese entonces era el único, pero ahora "hay muchos, la gente no tiene qué comer", dice.

Tiene cruzas a $ 500 y perros de raza a $ 4.000, como los caniches toy blancos. "Los de raza los vendo por el diario", dice Torterolo refiriéndose al Gallito. Ellos no viajan a la feria, sino que los muestra por fotos. Los que no son "puros", en su mayoría se los regalan.

A Blanca Uviedo muchas de las prendas que vende también se las obsequian. El domingo pasado había colocado la ropa sobre una tela en el piso, en Gaboto y Uruguay, pero en general vende en ferias de Canelones, donde vive. Ese domingo estaba en Tristán Narvaja porque tenía un producto especial: un vestido de fiesta de seda salmón con brillos y flores bordadas. Lo vendía a $ 3.000, pero su ganancia era de $ 500, porque lo tenía a consignación.

Isabel Bosco, encargada del anticuario "Esta vieja casa", en Tristán entre Paysandú y Cerro Largo, cuenta que a veces le compra antigüedades a feriantes. Tras 20 años de experiencia saben quiénes tienen piezas buenas que, además, no sean robadas.

Para Bosco y el resto de las casas del rubro, "Tristán es un espejo de la semana", ya que la gente va a ver lo que compra después, entre semana. Trabajan con una clientela fija, que llega los domingos siempre entre las 10.30 y las 12 horas. "El resto está curioseando", afirma Bosco. Y agrega: "Son parejas o jóvenes, pero no el público que necesitás. El otro día entraron unos comiendo chorizos y otros con dos perros, cuando tengo alfombra en todo el local".

Chorizos y perros entre muebles de estilo y arañas de caireles: la belleza descrita por Lautréamont.

Su negocio son las monedas, billetes y medallas antiguas. "Hay curiosos que se acercan a mirar los billetes de cuando eran niños, pero no compran. La clientela es estable, tenemos una relación de años y nos conocemos por el nombre", dice Romay. Los coleccionistas extranjeros por lo general buscan monedas y también son asiduos compradores: cada unos seis meses, vuelven.

Las cifras

40 Es la cantidad aproximada de cuadras que abarca la feria de Tristán Narvaja un domingo común, contando las periferias.

250 Cantidad de metros que tiene la única cuadra especializada, en Paysandú entre Tristán y Fernández Crespo, dedicada a los libros.

Una feria que inspira a las artes

Con 100 años de historia, es de esperarse que más de un artista se haya inspirado en la feria de Tristán Narvaja. Por ejemplo, el grupo Canciones para no dormir la siesta tenía un tema llamado La feria de Tristán y Los Zucará compusieron Domingo y feria, que dice: "Prestidigitadores y quitamanchas / pajareras y libros de tapas anchas / pardos, negros y blancos, criollos y gringos / todo abunda en la feria de los domingos". Ahora, el Centro Municipal de Exposiciones Subte conmemorará el centenario de la feria con la muestra Tiempo, señales y objetos a 100 años de su fundación. La exposición, que promete ser "de corte internacional, de gran visibilidad pública, de impacto turístico y aporte patrimonial", fue declarada de interés artístico por el Ministerio de Educación y Cultura e integra el registro de proyectos a ser financiados por los Fondos de Incentivo Cultural. A su vez, Marcelo Marchese, dueño de Babilonia libros, ubicada sobre la calle Tristán Narvaja, está rodando un documental que divide cronológica y temáticamente un día en la tradicional feria del Cordón.

Placa, festejos y un pedido para que sea Patrimonio

En julio la Junta Departamental de Montevideo aprobó la colocación de una placa de reconocimiento al centenario de la feria tradicional del Cordón, en la fachada de la Facultad de Psicología. La misma tendrá el texto: "Feria de `Tristán Narvaja` / Sitio de encuentro y paseo de los uruguayos / A cien años de su permanencia en la calle que lleva su nombre".

A su vez, a principios de este mes, la Junta votó "remitir minuta de comunicación a la Intendencia Municipal de Montevideo, haciéndole saber que es voluntad del Cuerpo se gestione ante los organismos que correspondan la distinción de nominar Patrimonio Nacional a la feria de la calle Tristán Narvaja", según se detalla en la resolución.

La moción fue presentada por los ediles Mario Calandra y Marcelo Carrasco, e incluía también la voluntad de la Junta de crear una Comisión de Festejos, integrada por representantes de la Intendencia, el Centro Comunal Zonal 2, comerciantes instalados, feriantes y parroquianos.

El "nacimiento" oficial de la feria instalada en la que antes era la calle Yaro, es el 3 de octubre de 1909.

El País Digital

 ¿Encontraste algún error? Comentar esta noticia« volver  
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 14 votos
Comentarios: 6  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
Compartir:

No salgas a la calle
sin saber de qué se habla...

ASISTENCIA AL USUARIO 903 1986
CLASIFICADOS 400 2141 - 131 | SHOPPING EL PAIS 903 1986
REDACCION IMPRESA 902 0115 | REDACCION DIGITAL 902 0115 int 440 | PUBLICIDAD IMPRESA 902 3061 | PUBLICIDAD DIGITAL 9020115 int. 184/186
Zelmar Michelini 1287, piso 5, CP.11100, Montevideo, Uruguay | Copyright © EL PAIS S.A. 1918-2014