Montevideo: Niebla ligera  l  Temp:5ºC  l  Ampliar pronóstico
Inicio   l    Último Momento   l   Edición Impresa   l   Ediciones anteriores   l   Mi registro   l   Contacto
Poner EL PAIS como página de inicioPoner EL PAIS como favorito
Jueves 25.06.2009, 21:51 hs l Montevideo, Uruguay
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 0 votos
Comentarios: 0  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
 

Espectáculos

"La función del actor es desnudar el poder corrupto"

Galán. Gerardo Romano regresa con la obra "En la cama"

CARLOS REYES

Una puesta en escena distinta, en la que dos parejas comparten el espacio escénico sin verse, dando como resultado dos espacios en uno. Así es la comedia argentina "En la cama", que desde hoy se vuelve a presentar en Uruguay.

Y afortunadamente lo hará también en el Interior, dando una función esta noche a las 21 horas en el Teatro Bastión del Carmen (Colonia) y otra mañana a la misma hora en el Teatro 18 de Mayo (Las Piedras, Canelones), rematando las presentaciones en el Teatro Metro (San José y Zelmar Michelini) el sábado en dos funciones, a las 21 y a las 23 horas.

Gerardo Romano, protagonista junto a Anabel Cherubito, Walter Quiroz y Mónica Ayos, comentó a El País que el carácter imprevisible del argumento es uno de los elementos que viene asegurando el éxito del espectáculo, "y que una de las leyes del teatro es que nunca hay que abandonar un éxito".

Sobre la doble función que dará el sábado, el prestigioso actor señala que para él, que hizo tantos unipersonales, la demanda de energía de una obra con varios actores es mucho menor, con lo cual el desafío de dos funciones seguidas no le parece tanto.

Sin embargo, no deja de observar que el unipersonal político le permitió "poder expresar mi pensamiento desde el escenario, porque la función del artista es desnudar el poder corrupto. Me daba muchísima satisfacción hacerlo, como también aprovechar la notoriedad que nos da nuestro trabajo para poder decir lo que pienso sobre temas graves y concretos, como la libertad o la justicia. Un poco abandoné esas declaraciones porque la realidad argentina me superó: recibí todo tipo de palos. Pero la realidad política te empuja", agrega, no descartando volver a aquellas andanzas.

Argentino radicado en Uruguay, el intérprete vive por estos días una circunstancia especial: "Ahora estoy padeciendo una circunstancia desagradable, porque me robaron en mi casa de Laguna del Sauce. Y llamé a la policía y fue terrible, porque estando los ladrones al alcance, la policía no pudo venir porque no tenía el móvil. Y los tipos escaparon y andan rondando: o sea que estoy con una sensación de argentinidad, de inseguridad, de desprotección".

"No es que me angustie la sensación de invasión y saqueo, sino la indefensión: más que el robo me molesta que los tipos hayan estado al alcance y la policía no haya podido proceder. Pero eso no quita que la idiosincrasia argentina y uruguaya sean distintas. Aparentemente somos iguales: nos gusta el mate, la guitarra, el tango, el fútbol. Pero nos diferenciamos en temas más profundos. La verdad es que para mí estar en Uruguay sigue siendo como estar en Suecia u Holanda".

No obstante, a la hora de comparar a las mujeres de uno y otro país, las diferencias para Romano se acortan: "Lamentablemente sí se parecen, no veo tanta diferencia. Quizá la mujer uruguaya sea un poco más educada, más respetuosa, más amable, pero son cosas que en general tienen los uruguayos".

Si bien el intérprete reconoce que a todo el mundo le gusta ser mimado, afirma también que nunca le gustó que lo etiquetaran de sex symbol. "Cuando era joven estaba lleno de tipos más altos, más guapos, pero afortunadamente Dios es justo y si uno no es tan lindo, le da un poco de talento, de sagacidad, de audacia. Bueno, me parece que algunos de esos condimentos me han tocado".

"En este momento no tengo familia integrada, porque me he separado. Así que se me desmembró la familia, y ahora tengo esa familia líquida de cuando uno se separa. Mi cotidiano ahora está tomado por la inseguridad: despertarme y pensar por cual ventana me pueden entrar. O si no no compro nada y quedo solamente con el mate y una pava oxidada".

El País Digital

 ¿Encontraste algún error? Comentar esta noticia« volver  
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 0 votos
Comentarios: 0  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
Compartir:

No salgas a la calle
sin saber de qué se habla...

ASISTENCIA AL USUARIO 903 1986
CLASIFICADOS 400 2141 - 131 | SHOPPING EL PAIS 903 1986
REDACCION IMPRESA 902 0115 | REDACCION DIGITAL 902 0115 int 440 | PUBLICIDAD IMPRESA 902 3061 | PUBLICIDAD DIGITAL 9020115 int. 184/186
Zelmar Michelini 1287, piso 5, CP.11100, Montevideo, Uruguay | Copyright © EL PAIS S.A. 1918-2014