Montevideo: soleado  l  Temp:23ºC  l  Ampliar pronóstico
Inicio   l    Ultimo Momento   l   Edición Matutina   l   Ediciones anteriores   l   Mi registro   l   Contacto
Sábado 01.11.2008, 03:43 hs l Montevideo, Uruguay
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 15 votos
Comentarios: 50  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
« volver

Último Momento


Médico cubano

Cubano desertó de "operación milagro"

Médico cubano. Abandonó el Hospital Saint Bois, donde era el único que practicaba cirugía plástica ocular; suspendieron las intervenciones y procuran que ahora las hagan los médicos uruguayos | Jugadores juveniles y mayores dejan la selección caribeña

Federico Castillo

La "Operación Milagro" tuvo su primera baja. Un médico cubano abandonó su cargo y provocó la suspensión de cirugías plásticas oculares. El director del centro oftalmológico aseguró que el cargo será cubierto con técnicos uruguayos.

El lunes pasado, el jefe de la brigada médica cubana que trabaja en el Hospital de Ojos, Isaías Paredes, le comunicó al director del centro oftalmológico, Yamandú Bermúdez, que el servicio de cirugía plástica ocular se suspendía porque el especialista cubano a cargo de las intervenciones no aparecía por ningún lado.

Vladimir Villamil no se había presentado a trabajar. Luego se supo que hizo abandono del cargo.

Bermúdez dijo a El País que, por el momento, no se están realizando cirugías plásticas oculares ni agendando a nuevos pacientes. "Sí se sigue controlando a las personas que están en posoperatorio", aclaró y destacó que las cirugías de cataratas (principal función del Hospital de Ojos) se siguen realizando a un "ritmo normal". Ayer se llegó a la intervención número 4.000 en el centro que funciona hace menos de un año.

La vacante que dejó el médico cubano será cubierta en un "breve plazo", aseguró el director del Hospital de Ojos. Dijo que hay técnicos uruguayos que pueden hacerse cargo de las cirugías plásticas oculares.

Bermúdez prefirió no profundizar en las causas que llevaron a que el especialista isleño decidiera abandonar su cargo. "Es un tema interno de la brigada médica cubana", se limitó a contestar. Frente a esta situación, dijo, se procedió a ajustar los mecanismos para que los servicios sigan funcionando. "Por suerte contamos con técnicos que van a permitir solucionar ese bache", destacó Bermúdez y enfatizó que el resto de las operaciones se están realizando de forma normal. "El ritmo de trabajo no se va a alterar en absoluto", subrayó.

El médico cubano tenía una agenda que cubría la asistencia de unas diez personas por semana, informó Bermúdez. Y consignó que las cirugías plásticas oculares "no son las de mayor demanda". Esta es una especialidad que se centra en los tratamientos de las patologías que tienen lugar en la conjuntiva, los anejos oculares y las vías lagrimales. La flacidez de los párpados superiores, las "bolsas" que se forman en los inferiores o la caída del párpado son los tratamientos más frecuentes.

En Uruguay existen médicos oftalmólogos capacitados para realizar estas cirugías, aunque, por lo chico del mercado, ninguno se dedica exclusivamente a ello.

Polémica. La presencia de los médicos cubanos en el Hospital de Ojos fue motivo de polémica desde que se anunció la apertura del centro oftalmológico. Los profesionales uruguayos protestaron porque los cubanos no tenían la reválida de títulos de especialistas necesaria para ejercer en el país. Al final el tema se laudó por un decreto gubernamental -mientras se hacían los trámites necesarios para revalidar los títulos- y los técnicos uruguayos, luego de meses de enfrentamiento, resolvieron ir a trabajar con sus colegas cubanos.

Bermúdez destacó que no percibe que exista en el ambiente alguna clase de malestar o incomodidad en los cubanos que cumplen funciones en el centro oftalmológico. "Al contrario hay un clima de trabajo, hay buena disposición, y un objetivo claro. Reina el compañerismo como siempre y cada vez está más afirmada la relación entre médicos cubanos y uruguayos".

Sin embargo, uno de los oftalmólogos uruguayos que trabaja en el Saint Bois señaló a El País que básicamente "no hay trato" entre uruguayos y cubanos. "Ellos trabajan en un block y nosotros en otro, no hay contacto. No trabajamos en conjunto. Básicamente los encontrás en un corredor, los saludás y no pasa de ahí", comentó el oftalmólogo, que prefirió mantenerse en el anonimato.

El profesional agregó que el clima de trabajo en el Saint Bois "no es el mejor" y por eso muchos de sus colegas han optado por renunciar. "Hay gente que no le ha gustado la forma de trabajo que tiene el lugar y, por diferentes motivos, decidieron irse", señaló.

Los médicos uruguayos se incorporaron al equipo que realiza las intervenciones en el Saint Bois sobre fines de marzo y principios de abril luego de una extensa y fuerte discusión entre la Sociedad Uruguaya de Oftalmología (SUO) y la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE).

Los cubanos tenían revalidado el titulo de médico, pero no el de especialista, lo cual es una exigencia para ejercer en territorio nacional.

Mientras los isleños realizaban los trámites en la Facultad de Medicina, el gobierno resolvió habilitarlos por decreto para agilizar el comienzo de las operaciones.

Desde su apertura, en noviembre de 2007, el hospital estuvo meses sin funcionar por el tema de las reválidas. Recién en febrero 2008 se realizaron las primeras intervenciones. La primera operada de cataratas agradeció a Cuba y a Fidel Castro luego de salir de la intervención.

El director del Hospital de Ojos informó que en promedio se realizan unas 35 operaciones diarias, ayer estuvieron por encima de la media y se hicieron 48 intervenciones. Además de cirugías a pacientes con cataratas también se están realizando cirugías refractivas y plásticas.

Acuerdo. El centro oftalmológico fue creado luego de un acuerdo firmado el año pasado entre los gobiernos de Uruguay y Cuba.

El convenio establece que el hospital debe tener funciones de formación docente e investigación donde egresados de las universidades de ambos países podrán realizar estudios de especialización.

Los Servicios Médicos de Cuba aportaron el equipamiento de alta tecnología para realizar las intervenciones quirúrgicas. Los equipos fueron entregados en la modalidad de usufructo gratuito (comodato) lo que entraña el uso intransferible y gratuito.

El gobierno cubano también aportó los especialistas oftalmológicos y personal técnico calificado necesarios para la etapa inicial del funcionamiento del centro.

Futbolistas cubanos eligen irse a EE.UU.

Las últimas deserciones de cubanos ocurrieron en el fútbol este año, y en ambos casos tuvieron como destino Estados Unidos.

En el mes de marzo, siete jugadores de la selección cubana sub-23 de fútbol desertaron horas después de disputar en Tampa, Florida, un partido contra la selección de Estados Unidos, durante la fase de participación del torneo Preolímpico de la Concacaf.

Fue el propio entrenador del equipo cubano, Raúl González, quien comunicó públicamente la ausencia del arquero José Manuel Miranda y de los jugadores Erlys García Baró, Yenier Bermúdez, Yordany Álvarez, Loanni Cartaya Prieto, Yendry Díaz y Eder Roldán.

El otro episodio ocurrió hace pocos días, cuando dos jugadores de la selección mayor de fútbol -Reynier Alcántara y Pedro Faife- abandonaron la concentración cubana mientras se encontraba en la ciudad de Washington para disputar un partido ante Estados Unidos correspondiente al Grupo A de las eliminatorias del Mundial de Sudáfrica 2010.

El ex presidente cubano Fidel Castro afirmó a mediados de julio, en uno de sus habituales artículos, que no se debe permitir "jamás" regresar a la isla a los deportistas que desertan y criticó que en Cuba "no nos atrevemos ni siquiera a publicar los nombres de los que traicionan a su patria vendiéndose al enemigo".

A principios de agosto, el líder cubano citó los nombres y apellidos de deportistas que habían desertado y desde entonces se ha vuelto más frecuente que los medios de la isla, todos en manos del Estado, informen de este tipo de episodios, anteriormente silenciados.

Casos como este son bastante frecuentes entre los deportistas y otros profesionales de la ciencia y la cultura cubana. En el caso de los deportistas, la estrategia que siguen es abandonar el hotel de concentración ayudados por algún amigo o familiar que ya reside en Estados Unidos y después contactar a un abogado en busca de asilo político.

Y si es posible, el plan pasa por aparecer en algún programa de televisión para reforzar y acelerar su caso.

Al más puro estilo cubano, luego de que se produce una deserción, nadie de la delegación de la isla habla directamente del asunto.

En el caso del oftalmólogo Villamil Martínez, se desconoce qué actitud tomará el gobierno de Cuba. En Montevideo, la embajada cubana no respondió a los llamados para conocer reacciones sobre el caso del médico.

El País Digital

 ¿Encontraste algún error? Comentar esta noticia« volver  
Vota por esta noticia:
Desinteresa/No aporta Común/Importa poco  Interesante  Muy Interesante  Excelente/Gran aporte
  Total de votos:
Desinteresa/NoComún/ImportaInteresanteMuyExcelente/Gran 15 votos
Comentarios: 50  | escuchar nota |  | achicar texto |  | agrandar texto |  | enviar nota |  | imprimir nota |
Foto: El País. 

No salgas a la calle,
sin saber de qué se habla...

ASISTENCIA AL USUARIO 903 1986
CLASIFICADOS 400 2141 - 131 | SHOPPING EL PAIS 903 1986
REDACCION IMPRESA 902 0115 | REDACCION DIGITAL 902 0115 int 440 | PUBLICIDAD IMPRESA 902 3061 | PUBLICIDAD DIGITAL 900 2338
Zelmar Michelini 1287, piso 5, CP.11100, Montevideo, Uruguay | Copyright © EL PAIS S.A. 1918-2014