Viernes 19 de agosto de 2005 | Año 87 - Nº 30181
Internet Año 10 - Nº 3293 | Montevideo - Uruguay
Inicio
Suscriptores
Reg. de usuarios
Correo
Mapa del sitio
 Noticias
Ranking de noticias
Todos los títulos
Editorial
Nacional
Ciudades
Internacional
Economía
Deportes
Espectáculos
Ecos
 Suplementos
Agropecuario
Cultural
DS - Domingos
Di Candia
Economía y Mercado
El Escolar
El Empresario
Paula
Qué pasa
Sábado Show
 Especiales
Terrorismo
Teatro Solis
Petróleo
Crisis energética
Union europea hacia el este
Carnaval
Ver todos
 Servicios
Clasificados
Carteleras
Buscador
Meteorología
Avisos Fúnebres
Titulares por email
Correo
 Canales
Educación
Inversiones
Cocina
Eventos
Teledoce
Metrópolis FM
Aviación
GDA
BBC
Radio Nederland
AutoAnuario
Deutsche Welle
 Producción Digital
Anuarios
América del Sur
La semana en el país
Tiempo libre
Uruguayos
Diarios del mundo
MUVA
Empresariales Digitales
 Participación
Foros
Ecos
Correo
Ajedrez
Postales
  - Ciudades
salud | Cultores sostienen que es la medicina sin efectos secundarios | Unos 2.000 elementos naturales para tratar desde depresión a males digestivos
La homeopatía abre una fuerte polémica en el mundo médico
Mutualista del Sindicato Médico pide especialista. Para MSP no está prohibida pero tampoco la considera acto médico

LEONEL GARCIA

Nux vomica para el calambre estomacal y Arsenium álbum para la acidez, Belladonna para la fiebre con convulsiones, Rhus toxicodendron para los dolores de ciática y Arnica Montana para los malestares posoperatorios. En total hay más de dos mil elementos provenientes de los tres reinos de la naturaleza que se utilizan para medicamentos homeopáticos.

En Uruguay, la homeopatía no está reconocida como acto médico por el Ministerio de Salud Pública (MSP) ni por la Universidad de la República. Sin embargo, la mutualista Casmu realizó un llamado a concurso para ocupar un cargo titular y otro suplente de médico homeópata. Este es un hecho inédito en el país.

Al llamado se inscribieron 26 profesionales. Todos ellos debían ser médicos titulados y socios del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) con un año de antigüedad. En estos días se conformará un tribunal evaluatorio de los postulantes para decidir quien ocupe los cargos. En un mes aproximadamente, ya se podrá pedir hora con un médico homeópata tal como se hace con un cirujano u obstetra.

Solo que la homeopatía sigue siendo a la medicina para muchas personas, profesionales de la salud incluso, lo que en un momento supieron representar las ideas de Galileo Galilei a la astronomía en épocas aún geocentristas. En otras palabras, una herejía.

Pese a que se la asocia con la medicina floral, la homeopatía es algo mucho más amplio. Se trata de un método basado en administrarle al paciente muy pequeñas dosis, infinitesimales, de sustancias medicamentosas diluidas que en una persona sana provocarían síntomas de la enfermedad a tratar, pero que en un enfermo activa las defensas del organismo llevando a la mejoría o curación.

Según sus adeptos, la homeopatía supone una alternativa suave y sin efectos secundarios al tratamiento de enfermos con respecto a la medicina tradicional o alopática, de la cual es complementaria. Si bien como sistema terapéutico ya había sido descrita por Hipócrates, no fue hasta fines del siglo XVIII cuando comenzó a estudiarse en forma práctica a través de las investigaciones de un médico alemán, Samuel Hahnemann.

Fue entonces cuando se sentaron los cuatro principios básicos en los que se basa la homeopatía: el principio de similitud, las dosis medicamentosas infinitesimales, el medicamento único para cada paciente y la experimentación en seres humanos sanos.

RECONOCIMIENTO. Para la presidente de la Asociación de Medicina Homeopática del Uruguay (AMHU), María del Rosario Pistón, lo mejor de este llamado del Casmu es "que se comienza a reconocer a la homeopatía como otra variante válida de la medicina, que sea considerada finalmente como acto médico". A su vez, destacó que un viejo anhelo de la AMHU implica que ésta "sea reconocida y recetada solo por doctores en medicina que conozcan los alcances y limitaciones de esta alternativa".

Según Pistón, el éxito de un tratamiento homeopático se ubica entre un 70 y 80%.

Pistón señaló que la AMHU pidió recientemente una entrevista con la ministra de Salud, María Julia Muñoz, para que la homeopatía sea finalmente reconocida como acto médico. Aún no han tenido novedades.

Consultada por El País, la ministra Muñoz afirmó desconocer el llamado del Casmu, pero que el mismo supone "la prestación de un servicio que no está prohibido". Esto no supondría necesariamente el reconocimiento de la homeopatía como un acto médico, afirmó.

IDONEOS. Según Pistón, el efecto de la homeopatía en el organismo es "estimular la inmunidad, equilibrar las funciones fisiológicas y brindar al paciente una sensación de bienestar".

La AMHU cuenta con cien médicos integrantes. De acuerdo con Pistón, en Uruguay se estima que hay unas 200 personas que recetan componentes homeopáticos pero no todos ellos son médicos. "Muchos de ellos son químicos o simplemente gente que es idónea. Eso no deja de ser un peligro ya que nosotros bregamos que la receta de los medicamentos sea indicada únicamente por doctores".

Teresa Puppo, ex presidente de AMHU, señaló en un artículo en el boletín del SMU en 1998 que al no ser reconocida como acto médico, la homeopatía "es comúnmente practicada por idóneos, farmacéuticos o quien quiera hacerlo, lo cual genera una situación de irregularidad y desprestigio. Muchos médicos en nuestro medio confunden la homeopatía con prácticas mágicas o metafísicas".

De hecho, Pistón destacó que la AMHU solo trabajan con farmacias homeopáticas "que respetan la indicación del médico para la preparación de medicamentos". Entre ellas destacó a Magistral, Olivencia, Del Sur, Nosodes y Fórmica Corsi.

Carlos Rivero es el dueño de la farmacia homeopática Formica Corsi. Si bien ha realizado cursos y posgrados en la materia en Uruguay, Argentina, Austria y Japón, no es químico ni farmacéutico. Por ese motivo, en su local trabaja junto a la farmacéutica Ana de Nicola. Según el experto, la acción de los medicamentos "puede ser bioquímica, enzimática o inmunológica por estimulación". Sin embargo, señaló que aún "es una incógnita" la forma en el cuerpo recepciona y procesa esos estímulos. "En ese sentido el organismo como una gran caja negra", graficó.

INDIVIDUOS. "No curamos enfermedades, curamos a una persona que está enferma y que localizó su problema en una parte de su cuerpo. Por eso la homeopatía se vincula mucho a la medicina psicosomática", dijo Pistón. Según la presidente de AMHU, el paciente es visto como un "todo". Además de preguntarle los síntomas, se le realiza una suerte de entrevista de corte más psicológico.

Rivero destaca que la efectividad del tratamiento depende tanto del medicamento como del ojo clínico del médico y de la efectividad del paciente a la hora de definir sus síntomas.

El medicamento depende entonces del individuo. En base a tratados homeopáticos como "El moderno repertorio de Kent" se busca el compuesto de origen animal, vegetal o mineral que más se acerque a la sintomatología del paciente.

Si bien uno de los principios de la homeopatía apunta al medicamento único, existen otras tendencias como el pluralismo (muy difundido por la escuela francesa) y el complejismo. Esto significa más de un compuesto homeopático o varios dentro de un mismo medicamento.

El compuesto está disuelto en agua destilada con alcohol, en proporción de una gota por 99. A su vez, el líquido obtenido es nuevamente disuelto con la misma relación en agua y alcohol (éste nunca más del 20%), y así repetidamente. Pese a que luego de la duodécima dilución ya no quedan trazas del soluto original sino una "huella energética", en sus investigaciones originales Hahnemann descubrió que en un hombre sano esa sustancia igual producía síntomas similares a los que se deseaba combatir. En un individuo enfermo, en cambio, estimulaba su sistema inmunológico.

La dilución se puede suceder ilimitadamente. Esas dosis infinitesimales han sido el argumento esgrimido por detractores de la homeopatía para descalificarla. Pistón ha escuchado comentarios de que en realidad están recetando agua y que la cura ocurre "por sugestión".

OPINIONES. Pistón indica que una encuesta de Factum realizada entre 1999 y 2000 indicaba que "el 55% de la población confía en que las medicinas denominadas alternativas (homeopatía, acupuntura) son dignas de confianza". Añadió que de este porcentaje, "el 26% reconocía haber acudido a ellas alguna vez". De todas éstas, "la homeopatía era la más confiable".

No todos opinan igual. En una carta publicada en la sección Ecos de este diario el pasado 4 de julio, el lector Federico Kereki se preguntaba si "¿No hay acaso en el Casmu nadie que sepa que la homeopatía no es medicina y que no tiene validez científica?" En la misma misiva destacaba que esta variante se basa en "principios mágicos" que no funcionan "salvo por el efecto placebo".

Respecto al llamado, el presidente del Casmu Barret Díaz, dijo a El País que el mismo obedece incluso a un pedido de los propios afiliados. De acuerdo con el directivo, la homeopatía supone "un nuevo abordaje" de la medicina "de interesantes resultados y que se ha venido desarrollando de manera constante".

Díaz destacó que la homeopatía puede resultar una variante útil en problemas tales como "alergias, inflamaciones crónicas y neoplagias" donde un tratamiento medicamentoso alopáticos puede ser "prolongado y agresivo".

Otrora cuasi herética, la homeopatía ve por primera vez abierto el camino a nivel mutual. "Yo creo que actualmente estamos viviendo una época de transición cultural que hace proclive que estas herramientas comiencen a expandirse en el país", señaló Díaz. "¿Si he recibido críticas? Nada más fuerte que alguna sonrisa de ironía. Yo tengo muy en claro que hoy por hoy no se pueden manejar mutualistas con criterios faraónicos", concluyó.

Datos

La Asociación de Medicina Homeopática del Uruguay (AMHU) tiene un centenar de integrantes. Según su presidente, María Pistón, hay unas 200 personas que la practican en el país pero no todos son médicos.

El Ministerio de Salud Pública tiene registradas 41 farmacias homeopáticas, según datos de abril de 2004. El dueño de Fórmica Corsi, Carlos Rivero, señala que hay más de cincuenta.

Un medicamento homeopático cuesta entre 80 y 120 pesos, y dura aproximadamente un mes. La consulta con un homeópata varía entre 500 y 1.000 pesos.

Más que curar la enfermedad, la homeopatía estimula la mejoría del enfermo. Su eficacia es aproximadamente de un 70% sobre todo en problemas respiratorios, digestivos, inmunitarios, nerviosos, óseos, musculares, urinarios y de piel.

Los homeópatas sostienen que es una medicina complementaria y no alternativa. De hecho, los tratamientos no interaccionan entre sí. "Además, en casos de intervenciones quirúrgicas o tumores cancerígenos no queda más remedio que acudir a la medicina tradicional", indicó Pistón.

La diluciones más bajas de los medicamentos homeopáticos se utilizan en síntomas agudos y las altas en los crónicos.

El llamado del Casmu ocurrió entre el 27 de junio y el 14 de julio. Se anotaron 26 médicos para un cargo titular y uno suplente. Los postulantes debían tener el doctorado en medicina y tener una antigüedad en el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) de al menos un año. También debían documentar su formación en homeopatía.

La homeopatía se basa en el principio de similitud, las dosis infinitesimales, la experimentación en el hombre sano, y en el medicamento único. Hay más de dos mil sustancias utilizadas como remedios. No poseen efectos secundarios.

Samuel Hahnemann es alemán pero vivió en Francia. Por eso, ambos países se disputan el "nacimiento" de la homeopatía. En Alemania, el 6% de la población recurría a esta terapia en 1981; para 1994 ese porcentaje había subido al 49%. En Francia, el 16% de pacientes "homeopatizados" de 1982 aumentaron a 49% en 1994.

Trastornos contra los trastornos

A fines del siglo XVIII, el médico alemán Samuel Hahnemann procuraba buscar una forma de ejercer su profesión más suave y sin tantos efectos colaterales para el paciente. En esa época, eran comunes los hierros fundidos, las sangrías y ventosas como dolorosos métodos terapéuticos.

Hahnemann experimentó en su propia persona los efectos de la China o quinquina, utilizada para combatir el paludismo. El médico diluyó una gota de China en 99 de agua con alcohol. La probó y anotó los síntomas. A su vez, diluyó una gota de esta mezcla con otras 99 de agua con alcohol y repitió el procedimiento. Y así sucesivamente. Concluyó que aún en dosis muy pequeñas se manifestaban los síntomas de esa enfermedad.

En su obra "Organom", Hahnemann concluyó que "cualquier trastorno que afecta a los seres vivos puede ser combatido y vencido por un trastorno más fuerte que sin ser idéntico al que se desea combatir, sea sin embargo semejante en sus manifestaciones".

Hahnemann realizó experiencias similares con 120 sustancias de la naturaleza.

Cura no solo para humanos

La homeopatía no está reservada solo a seres humanos. En la Asociación de Medicina Homeopática del Uruguay (AMHU) hay unos treinta veterinarios que utilizan estas técnicas.

Una de ellas es Marta Bouvet quien afirmó que el mecanismo es "exactamente el mismo que con los humanos". Claro que luego de analizar la sintomatología física en el animal, la "entrevista homeopática" se realiza con su dueño.

Este año se realizó por primera vez un curso de homeopatía en la Facultad de Veterinaria para estudiantes avanzados. Fue opcional y con tres meses de duración. "En la carrera ya se la está reconociendo como una opción más", destacó Bouvet.

Los médicos hasta ahora no pueden decir lo mismo.


Asistencia al usuario: 903 1986 Redacción Impresa: 902 0115
Redacción Digital: 900 2338 Publicidad on line: 900 2338
Publicidad impresa: 902 3061 Clasificados: 4002141 - 131
ShoppingElPais: 903 1986  
Plaza Cagancha 1356/204, CP. 11100 , Montevideo-Uruguay
Copyright © EL PAIS S.A. 1918-2014
Imprimir
Enviar nota por correo
Todos los titulos
Notas más leídas
Tamaño del texto
ALTERNATIVOS. La Homeopática Corsi, un lugar que elabora remedios en base a la teoría Hahnemann
 Opinión y debate