Domingo 25 de mayo de 2003 | Año 85 - Nº 29379
Internet Año 8 - Nº 2489 | Montevideo - Uruguay
Inicio
Correo
Publicidad
Titulares por e-mail
 Noticias
Todos los títulos
Editorial
Nacional
Ciudades
Internacional
Economía
Deportes
Espectáculos
Ecos
 Suplementos
Agropecuario
Cocinemos con Amor
Cultural
De los domingos
Di Candia
Economía y Mercado
Jardines
Paula
Que pasa
Sábado Show
 Producción Digital
América del Sur
La semana en el país
Tiempo libre
Uruguayos
Diarios del mundo
Anuarios
Biblioteca
 Servicios
Clasificados
Carteleras
Buscador
Meteorología
Avisos Fúnebres
Titulares por email
Congresos y ferias
Correo
 Especiales
Carnaval 2003
U. Europea hacia el Este
Tensión EE.UU - Irak
Cumbre de la tierra
Rodó en Inglaterra
Ver todos
  - Espectáculos
AUGUSTO MAZZARELLI Y HORACIO DEPAULI PROTAGONIZAN UNA TRAGICOMEDIA SOBRE LA CORRUPCION EN EL TEATRO DEL MERCADOVolver
Teatro, pizza y champán entre rejas
Con dirección de Marcelino Duffau, la historia se centra en dos hombres que van a la cárcel

MAGDALENA HERRERA

Termina la función. Augusto Mazzarelli y Horacio Depauli dejan a sus personajes en el camerino y se encuentran con el público. Por supuesto que no es casual. Todos los sábados, luego de la función de Pizza y champán en el Teatro del Mercado, los protagonistas de la obra, así como el director Marcelino Duffau, se mezclan con espectadores para compartir pizzas, champán y una charla que inevitablemente ronda en temas como la vida, la corrupción, el comportamiento humano, el poder, el humor y la muerte. Temas que hacen a la historia de Pizza y champán, la de dos hombres comunes, Matías y Homero, que trabajan juntos y que por la estafa de uno terminan compartiendo rejas en la cárcel.

"Con esta puesta buscamos que los espectadores se entretengan y diviertan en primer lugar, pero que luego se queden pensando", señala Marcelino Duffau quien apenas debió modificar la pieza del español Javier Rey de Sola, aunque si cambió el título original (De la gaseosa al champán). "Una de las pocas cosas buenas que he hecho en mi vida profesional es no esperar que me llamen sino yo mismo crear e inventar proyectos. Estoy permanentemente buscando material, leyendo y en contacto con dramaturgos de otros países. En esa búsqueda llegué a Pizza y champán, que en primer lugar me interesó su contenido, lo que dice la obra, y luego la posibilidad de llevarla a escena y trabajar con dos actores como Augusto y Bimbo. Los imaginé apenas leí la pieza", agrega Duffau.

Tanto el director como Mazzarelli y Depauli tenían claro que se tomarían todo el tiempo necesario para trabajar la obra, sin presiones de estreno. "En los ensayos comenzamos a descubrir los varios ejes de la pieza, así como los distintos temas que abarca. Fue como un trabajo de capa por capa: cada vez que se sacaba una se descubrían nuevas aristas. Esa buena impresión que tuve al leer la obra se fue profundizando cada vez más hasta darme cuenta que tenía algo excelente entre manos", explica Augusto Mazzarelli.

AUTOR. Curioso fue lo que sucedió con el creador de Pizza y champán, Javier Rey de Sola, que viajó especialmente a Montevideo para el estreno. Se trata de un dramaturgo, novelista y periodista, joven, radicado en Valladolid, que no tenía idea de la existencia del teatro uruguayo. Cuando vio el resultado del trabajo quedó realmente impresionado y no dejó de manifestarlo los días que estuvo aquí, además de ver la obra tres noches consecutivas. "Son esas cosas buenas que tiene el teatro, el hacerse de un buen texto, pasarla bien entre todos los que formamos el equipo y a la vez conocer una persona muy transparente y particular", señala Duffau.

El propio Rey de Sola define Pizza y champán como una tragicomedia universal en la que "quedan al descubierto aspectos siempre llamativos del ser humano". Recurriendo al humor en forma permanente, el autor desnuda la corrupción como un mal endémico de las sociedades. "El espectador se ríe y se divierte, y cuando se va reflexiona sobre el tema. La obra tiene situaciones de humor descacharrante y otros tramos realmente dramáticos y fuertes. Es muy interesante lo que pasa en la sala, por momentos es un silencio sepulcral", indica el director.

Desde Pizza y champán, se habla de la corrupción como una sola. No importa si la estafa es en un banco, robarle caramelos a un niño, o quedarse con el dinero de unas pobres viudas. "El tema es mantener el poder y escalar a como de lugar. La historia se centra en el dueño de una mini-financiera que "jinetea" el dinero de sus clientas, viudas. En un momento se le va la mano y va preso, junto al más obsecuente y pusilánime de sus empleados que no sirve para nada y es tan corrupto como el otro. Allí comienza a desarrollarse una historia con situaciones que pasan por el humor constante, el melodrama y la tragedia", explica Mazzarelli quien interpreta al propietario corrupto.

Según los protagonistas, el pequeño y acogedor Teatro del Mercado se ajusta especialmente a la obra dado que ésta transcurre en la celda de una cárcel. "La pieza exigió un trabajo actoral muy fino de gestos y miradas, y en esa sala el público los puede captar a la perfección. En este caso el ámbito ayuda mucho al espectáculo", asegura Duffau y Mazzarelli agrega: "el espectador siente hasta nuestra respiración, y esa proximidad, más allá que tiene riesgos para el actor, es esencial para la propuesta".

"No tengo preferidos"

Como director, Marcelino Duffau asegura que no tiene actores fetiches "como se dice en el cine". "Desde que comencé a dirigir he tenido la posibilidad de trabajar con un alto porcentaje de artistas de primerísimo nivel. Tengo buena relación laboral con todos ellos. Quizás con alguno me llevo mejor por afinidad o amistad. Pero realmente no puedo decir que mi actor preferido sea Mazzarelli, Pepe Vázquez, Julio Calcagno o Estela Medina, porque todos por igual brindan al director un índice muy alto de profesionalismo".

Lo que importa al convocar a un actor, según explica Duffau, es su compromiso y seriedad con el trabajo. "Y eso, el actor uruguayo lo tiene, sobre todo la generación de Mazzarelli y más arriba, que tienen una formación muy sólida en escuela de teatro, no en cursillos o talleres. Son artistas que tienen claro que hacer teatro no es para salir en la televisión o en el diario, o para que te aplaudan los amigos y la familia. Es para todo eso, pero también para otras cosas bastante más importantes y profundas", señala el director de Pizza y champán.

Luego de un año sabático

Pizza y champán significa el regreso a las tablas de Augusto Mazzarelli luego de un premeditado año sabático. "El 2002 fue un año muy duro para el teatro, como para todas los sectores, y decidí realizar una pausa. Hacía 15 años que no tenía un día libre y me vino muy bien, pero luego no veía el momento de volver. Me faltaba la adrenalina que te provoca un estreno y el teatro, asegura el actor."

Apenas leyó la obra que le proponía Marcelino Duffau sintió que era momento para ese regreso. "Cuando me enfrento a una pieza primero la leo como espectador. Si me atrapa la historia, si el "cuentito" me engancha de la nariz, la vuelvo a leer. Y realmente con Pizza y champán tuve una estupenda primera impresión. Mientras la leía me sonreía, me emocionaba y se disparó mi propia película en la cabeza. Luego, en una segunda lectura comencé a ver otra cantidad de ingredientes que tiene la obra, que la hacen maravillosa también por la profundidad a la que se llega. La pieza fue escrita por un español pero lamentablemente habla de un tema que es universal, que nos toca muy de cerca y que en los últimos tiempos ha tomado una mayor exposición pública, que casualmente coincide con este estreno. Creo que la pieza entretiene y divierte por sobre todas las cosas, pero el público también nos agradece la posibilidad de reflexionar a partir de la propuesta".

DIAS Y HORARIOS

FUNCIONES - Pizza y champán se presenta viernes y sábados a las 21.30 horas, y domingos a las 18 horas en el Teatro del Mercado (Subsuelo del Mercado de la Abundancia, San José 1312 y Yaguarón, Tel. 9015663).

LOCALIDADES - El precio de las entradas es de $ 90 (viernes y domingos con descuento para Tarjeta Joven, Jubilados y Socio Espectacular) y $ 120 los sábados (finalizada la función los actores y el director comparten con el público una copa de champán y pizza).

PUESTA - La escenografía y vestuario de la obra están a cargo de Ana Arrospide; la música es de Carlos Silveira, y la iluminación es responsabilidad de Ricardo Mazzarelli.

noticias | tiempo | buscador | avisos funebres | titulares por e-mail | ecos
correo | television | turismo | salud | congresos | clasificados
negocios | cursos | guía de sitios

Copyright © EL PAIS S.A. 1918-2003
Plaza Cagancha 1356/204, CP. 11100 , Montevideo-Uruguay
Tel/Fax: 900 2338

Imprimir
Enviar nota por correo
Todos los titulos
Tamaño del texto
PROTAGONISTAS. Depauli y Mazzarelli interpretan a dos tipos comunes, que trabajan juntos, con diferente expectativa de la vida